Fondos Comunes de Inversión: consejos y razones para invertir en ellos

Por Equipo Santander Post | 16-04-2021 | 7 min de lectura

Cómo invertir adecuadamente, cuáles son sus ventajas y desventajas y los motivos por la que se convierte en uno de los instrumentos de inversión más utilizados. Expertos revelan los detalles de los FCI que, gracias a su diversificación, su bajo costo de transacción y la presencia de un profesional en el tema, provocan la atracción de numerosos inversores. 

Popularizado en la década del 70’ en los Estados Unidos, los Fondos Comunes de Inversión (FCI) se esparcieron por el mundo ganándose un lugar entre los instrumentos de inversión más utilizados. Este patrimonio, formado por los aportes de un grupo de personas, son administrados por expertos que los utilizan para invertir en distintos instrumentos como Plazo Fijo, Bonos y/o Acciones, locales o internacionales.

Cuando se ingresa a un FCI, la persona compra pequeñas partes del fondo denominadas ‘cuotapartes’. De esta manera, quien realiza una suscripción (invierte) en un Fondo Común de Inversión lo que está haciendo es comprar una cantidad de cuotapartes a un determinado valor. Los precios de estos varían diariamente de acuerdo a la fluctuación de los precios de los activos que componen la cartera del Fondo.

Su diversificación, su bajo costo de transacción y la presencia de un profesional en el tema, provocaron la atracción de numerosos inversores que, con o sin experiencia, optaron por ella: “En primer lugar, diría que este vehículo de inversión es muy utilizado en todo el mundo. Ahora, en Argentina se dan una serie de circunstancias que hacen que los atributos clásicos que ofrece este producto se potencien. Me refiero a la liquidez que brindan, la diversificación que ofrecen, que logra reducir el riesgo que naturalmente se asume en cualquier inversión, y el manejo profesional, que le permite a un NO experto en el tema delegar en un profesional en la materia)” cuenta a POST, Gonzalo Gibelli, Gerente Comercial de Santander Asset Management (SAM).

Por su parte, Nicolás Litvinoff, director de estudinero.org, agrega que los FCI son “muy usados para diversificar portafolio ya que el inversor minorista puede acceder a una cartera diversificada solamente comprando una cuota aparte”. Al mismo tiempo, suma que, en un contexto de tasas de interés bajas a nivel global, pero no tanto en Argentina, los fondos comunes de inversión “ofrecen tasas más altas de las que se pueden obtener en inversiones tradicionales”.

Los inversores

Ante la pregunta de para qué tipo de inversor puede ser más llamativa esta clase de inversiones, Gibelli responde que son aptos para “todo tipo de inversor ya que existen diversos FCI que ofrecen distintos tipos de riesgo”. De esta manera comenta que, desde Santander, existen distintas opciones para inversores “conservadores, intermedios y agresivos”.

Para Litvinoff son atractivos para un tipo de inversor “que no tiene mucho tiempo ni ganas de hacer su propio due diligence o research y que no quiere dedicarse a aumentar su cultura financiera aprendiendo a analizar acciones individuales o a tratar de determinar qué puede pasar con la economía o en el mercado en el mediano o largo plazo”. Así es como, según detalla, delegan “la responsabilidad de que su patrimonio crezca a uno o varios portfolio managers”.

Pero, por otra parte, el fundador de estudinero.org menciona la existencia de otra clase de inversor con más cultura financiera: “Estos son de un modelo de ‘hágalo a tu mismo’. De tratar de generar mi propia cartera de inversión por fuera de los fondos comunes de inversión para tener bien alineados los objetivos de portafolio individual con lo que yo quiero que pase o la manera en la que yo creo que puedo llegar a crecer”, explica.

Sus ventajas

Más allá de la diversificación y el manejo profesional, el Gerente Comercial de SAM agrega 3 grandes ventajas de los FCI: “La ‘Facilidad Operativa’, ya que se pueden operar por OLB, Mobile, teléfono; la ‘Baja barrera de ingreso’; porque con tan solo $100 uno puede ingresar en un FCI; y, por último, la posibilidad de armar un portfolio adecuadamente balanceado, de acuerdo al perfil del inversor”.

Bajo esta línea, Gibelli hace referencia a los Superfondos de Santander y comparte a POST la importancia de remarcar dos conceptos cuando uno invierte en ellos: “El primero el ‘horizonte de inversión’ que significa el tiempo que uno está dispuesto a permanecer en la inversión y el segundo el ‘retorno’ donde aquí existe una diferencia respecto a la inversión tradicional que es el Plazo Fijo”, define.

En comparación con el plazo fijo, Litvinoff revela que los FCI tienen muchos más beneficios. El primero de ellos -declara- es que “paga una tasa más alta que un plazo fijo” y la segunda, la liquidez. Sobre esta ventaja afirma que en los FCI “podes salir cuando quieras vendiendo tu cuota parte. Esto hace que no tengas el riesgo de estar en un plazo fijo a 90 días o más y que, en el medio quieras pasarte a dólares y no podes porque tenés el dinero inmovilizado en un plazo fijo. En un FCI de renta fija lo podrías hacer, vendiendo esa cuota parte en el mercado y disponiendo en 24hs en los fondos”, detalla.

Los consejos

Como cierre, los expertos dan sus consejos y recomendaciones para invertir en Fondo Común de Inversión. POST los resume en 7 puntos:

 – Gonzalo Gibelli –

 

  • Autoevaluación:

“En primer lugar es relevante que uno se ‘autoevalúe’ (Test del Inversor) para conocer qué tipo de inversor uno es. Esto es fundamental para tener “consistencia” a la hora de tomar decisiones de inversión. Cuando uno conoce su Perfil de Inversor recién ahí puede analizar alternativas, conocerlas, estudiarlas y comprender cuales son las que mejor se adecuan a su perfil”.

  • Analizar inversiones:

“Para para lograr el primero, es fundamental analizar y comprender en qué invierte cada FCI, qué horizonte de inversión se sugiere en cada opción, que rendimiento potencial uno puede esperar y la historia de cada Fondo, ya que es una buena forma de conocer cómo se comportó en el pasado”.

  • Para qué invertir:

“Uno debiera preguntarse para qué está invirtiendo (lo que denominamos el Objetivo de Inversión) para que la decisión de inversión que uno adopte sea consistente con su objetivo”.

  • Paciencia:

“Además de la secuencia lógica ‘Autoevaluación-Objetivo de Inversión-Análisis de alternativas”, hay que sumar la paciencia para que la inversión madure, porque cuando uno se asusta y toma decisiones apresuradas, por lo general el margen de error es más alto”. 

 

– Nicolas Litvinoff –

 

  • Observar al FCI:

“Mirar bien la composición del fondo. Cuáles son los principales Holders que tiene, cuáles son los principales activos que tienen cartera y ver si mi objeto de inversión está alineado con ese tipo de inversión”.

  • Analizar costos:

“Hay que tener en cuenta los costos de management. Cuál es el fee que están cobrando por administrar ese fondo. Y, también, al mismo tiempo, ver si tiene alguna penalidad por retiro anticipado o puedo vender la cuota parte en cualquier momento”.

  • Estudiar al Fondo:

“También hay que tener en cuenta el track record del fondo, o sea cuál fue la trayectoria que tuvo en los últimos años. Sobre todo, en momentos de estrés financiero. Cómo se desenvolvió el fondo, si tenía liquidez o cómo se recuperó de eso. Todas esas cosas, sirven porque nos dan una pauta de que si bien, los resultados pasados no garantizan rendimientos futuros, sabemos por lo menos cuál fue la trayectoria, cómo se comportó y podemos pensar que podría suceder algo parecido en cuanto a su comportamiento económico si vivimos situaciones similares”.

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias

¡No te pierdas nada! Suscribite a nuestro Newsletter