Qué es un ‘cash flow’ y por qué es importante para mi negocio

Por Equipo Santander Post | 03-09-2021 | 4 min de lectura

Cuáles son las ventajas de contar con un buen flujo de caja y de qué problemas financieros puede salvarte. Expertos revelan cuáles son los tres tipos y cómo trabajar en cada uno de ellos.

El flujo de caja es la respuesta a muchas preguntas que aquellos que están a cargo de un negocio suelen hacerse frecuentemente. Interrogantes como saber cuánta mercadería se puede comprar, si es necesario solicitar un crédito o si se deben refinanciar deudas, “sólo pueden responderse eficientemente con un flujo de caja adecuado”, según detalla la licenciada, Silvina Arias, contadora de SMA Estudio contable.

Arias, en diálogo con POST, explica que el término cash flow se refiere básicamente al movimiento de ingresos y egresos de dinero que una persona, una empresa o un comercio estima que tendrá en un lapso de tiempo determinado. “Un cash flow eficiente debería tener en cuenta, por un lado, todos los ingresos de alta y media probabilidad de ocurrencia y, por el otro, todos los egresos que estimamos serán exigibles en un período de tiempo que dependerá de la finalidad que se persigue con su armado”, introduce la especialista.

Agrega que no es lo mismo si pensáramos en hacer inversiones a corto plazo, comprar bienes de uso para el taller o duplicar la estructura de la fábrica. “En todos estos casos, nuestro flujo de fondos seguramente tendrá características diferentes”, explica la licenciada.

Contar con un flujo de caja adecuado es fundamental para la toma de decisiones de inversión, de gastos y planificaciones futuras. Arias remarca que éste “debe basarse en el giro cotidiano de operaciones con clientes, empleados, proveedores, impuestos y todo aquello que signifique ingreso o egreso de dinero”. A su vez, sugiere también apelar a operaciones ya realizadas: “indagar en el pasado nos refrescará operaciones poco habituales para tener en cuenta que pudieran darse en el futuro”.

Desde CFOstartup explican que el cash flow es, además, “una herramienta de proyección”. Es decir, no solo informa la disponibilidad en caja y bancos, sino que también muestra el estado que tendrá la empresa en las semanas y meses siguientes. Para calcularlo, agregan, hay que tener en consideración lo siguiente:

  • Incluir todos los cobros y pagos
  • Computar los cheques 
  • Conciliar todos los bancos diariamente y nunca superar un lapso semanal

“Es importante llevar un cashflow diario y actualizado. Puede ser en un sistema de gestión o en una planilla de Excel. Puede suceder que, por su sencillez, el cashflow sea menospreciado o considerado una simple práctica burocrática. Sin embargo, bien utilizada, esta herramienta es una forma de optimizar la gestión puertas adentro de la empresa, que con buena disciplina de trabajo genera  muchos beneficios”, sostienen en CFOstartup.

Por su parte, Arias enfatiza que a partir de esta planilla que muestra en forma esquemática los gastos y erogaciones de la empresa, “se puede evaluar si los objetivos que tenemos a futuro son o no económica y financieramente viables; si necesitamos financiamiento, de qué tipo y cuál es el más conveniente, entre otras cosas”.

Tipos de Cash Flow

Desde CFOstartup hicieron una breve clasificación en la que se observa los tipos de flujo de caja existentes y comparten una explicación de lo que significa cada uno de ellos.

  1. Flujo de caja operacional: Este es el más conocido y se refiere a la cantidad, positiva o negativa, fruto de las actividades que constituyen el core business de la empresa. Por este motivo, este sería el aspecto más importante a considerar porque es el que tiene relación directa con el estado de la empresa.
  2. Flujo de caja de inversión: Es la diferencia entre entradas o salidas de capital dedicadas a la inversión, ya sea en los activos tangibles o en los de tipo financiero. Los intereses o cuotas relacionadas con la compra de activos entraría en esta tipología.
  3. Flujo de caja de financiamiento: Se refiere a la diferencia entre las entradas y salidas de efectivo relacionadas con las ampliaciones de capital y emisiones de bonos u obligaciones corporativas. De alguna manera, se refiere al balance entre entradas y salidas de dinero para la financiación de la compañía.

Desde CFOstartup advierten sobre la importancia de llevar un cashflow diario y actualizado, puede ser en un sistema de gestión o en una planilla de Excel. “Puede suceder que, por su sencillez, el cashflow sea menospreciado o considerado una simple práctica burocrática. Sin embargo, bien utilizada, esta herramienta es una forma de optimizar la gestión puertas adentro de la empresa, que con buena disciplina de trabajo genera  muchos beneficios”, recalcan.

¿Qué problemas puede generar no llevarlo a la práctica? “El cash flow indica cómo cierra la posición financiera actual con la proyectada, con el fin de arbitrar decisiones de corto y mediano plazo. No tener un cashflow es tomar decisiones a ciegas porque no hay un control real de los activos disponibles de la empresa”, completan desde la compañía.

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias

¡No te pierdas nada! Suscribite a nuestro Newsletter