Por qué los países buscan desarrollar su propia moneda digital

Por Equipo Santander Post | 19-01-2023 | 5 min de lectura

Según un reciente estudio elaborado por Forbes, cada vez son más los países que intentan aplicarlas. Por qué no es solo una moda e impacta cada vez más en las economías de las ciudades del mundo.

La era de la digitalización sigue expandiendo sus posibilidades con nuevas propuestas. Esta vez, la revolución viene de la mano del universo de las monedas digitales que siguen ampliando fronteras. Un caso ejemplar es el Banco Central de la India, que en noviembre lanzó una prueba piloto de su rupia digital. 

Hasta el momento, 105 países están explorando el terreno de las monedas digitales centralizadas, naciones que representan el 95% del PIB a nivel mundial. Sin embargo, sólo el 9% de estos ya lanzaron su divisa digital, según datos informados por Visual Capitalist. 

El avance y los países que lideran el ecosistema

Como indica el Rastreador de Moneda Digital del banco central del Atlantic Council, la zona más prolífica en cuanto a monedas digitales es el Caribe, incluidas las Bahamas, Granada, Dominica y Santa Lucía. El dólar de arena de las Bahamas fue el primer CBDC del mundo desde su lanzamiento en 2019 y sentó las bases para una rápida adopción en las pequeñas naciones de la región.

“Cuando un país comienza a investigar el uso de las monedas digitales descentralizadas, está considerando la posibilidad de emitir y utilizar la moneda digital que sería controlada por una red descentralizada de usuarios, como ocurre con la mayoría de las criptomonedas”, explica Joan Cwaik, autor y especialista en tecnologías emergentes y sociedad, y detalla: “hay varios motivos por los cuales los países pueden estar interesados en explorar este uso, como la eficiencia y reducir los costos de transacción”.

En el caso de China, las autoridades dijeron en el lanzamiento del piloto que garantizarán el anonimato, pero persisten las dudas. De cualquier manera, los datos recopilados en los pagos oficiales de blockchain podrían ser valiosos para los gobiernos, ya sea que utilicen una investigación anónima o un rastreo más invasivo, como se teme en el caso de China.

Otros países que se encuentran en una fase piloto de una moneda digital del banco central son Rusia, Tailandia, Indonesia, Corea del Sur, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. El rastreador del Atlantic Council registra planes concretos para lanzar una CBDC en Canadá, Australia e India, entre otros.

El euro digital también se encuentra en su fase de desarrollo, con un piloto programado para 2023 en las naciones participantes. Lituania es el único país de la eurozona con su propio proyecto de CBDC, una moneda coleccionable en su fase piloto, mientras Austria está investigando una moneda blockchain mayorista.

En Sudamérica, lidera Brasil. El país está trabajando para lanzar una divisa digital de Banco Central en 2024. El “real digital” se pondrá a prueba en un proyecto piloto destinado a unas pocas instituciones, que se realizará en 2023, y previsiblemente se lanzará al mercado en 2024.

La brecha entre investigación y lanzamiento

“Si bien existen varias razones, la principal es que el desarrollo del proyecto desde el punto de vista técnico es muy complejo, y el hecho de que tenga que coexistir con las estructuras bancarias tradicionales lo vuelve aún más complejo”, indica Rodrigo Vidal, cofundador de Waltbit Pay, y agrega: “la implementación requiere capacitaciones en roles existentes en gobiernos y bancos involucrados”,

La política tampoco es ajena al tema, y el lanzamiento de la moneda digital es, también, una decisión que la atiende. Marcos regulatorios, tecnología de cada país y la disponibilidad de recursos financieros de cada país son causantes del lento lanzamiento o el retroceso en algunos desarrollos. “En países como Argentina, la previsibilidad es fundamental”, destaca Cwaik.

En el caso de Europa, el BCE presentó un documento que arroja más luz sobre el papel de los intermediarios, el modelo de distribución y lo que preparan para el 2023 con la moneda digital europea.

Los intermediarios supervisados serían las contrapartes directas de personas físicas, comerciantes y empresas. Es decir, serían responsables de las tareas de gestión de transacciones, incluyendo actividades de iniciación, autenticación, validación y posteriores a la liquidación.

El futuro de la economía pensado desde las cripto

Varios indicadores técnicos de Bitcoin y criptomonedas muestran que los volúmenes diarios de comercio de criptomonedas cayeron durante diciembre de 2022. Los datos muestran que se negociaron USD 22.950 millones en el inicio del año, mientras que dos semanas antes se habían comerciado USD 54.780 millones. 

Los expertos aseguran que las criptomonedas anticipan una economía mucho más participativa e inclusiva, aunque no hay certezas de cómo evolucionará. Las cripto aún presentan volatilidad y el valor fluctúa de manera significativa en cortos periodos de tiempo.

“La incorporación de las monedas digitales trae la oportunidad de que quién quiera ver que se está haciendo o qué está pasando, pueda hacerlo. El fisco hoy es del Estado hacia las personas. Esto trae la oportunidad de que las personas también puedan actuar como el fisco del Estado”, señala Paula Monticelli, CEO y co-fundadora de Cryptomate.

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias

¡No te pierdas nada! Suscribite a nuestro Newsletter