Millennials al mando: su rol en la nueva realidad de las empresas familiares

Por Equipo Santander Post | 11-07-2022 | 6 min de lectura

Con una mirada más amplia, diversa y ecológica, los más jóvenes toman protagonismo en el negocio de la familia. Cómo es el vínculo entre las generaciones y cómo la pandemia reconvirtió los procesos y traspasos.

Y un día la relación cambió. Las generaciones más experimentadas y las más jóvenes reconvierten sus vínculos para encarar los desafíos contemporáneos que sus empresas familiares tienen en vista. 

Lejos del tradicional traspaso ‘monárquico’ en el que la generación venidera no era partícipe hasta estar lo “suficientemente preparada”, hoy los negocios en familia comprenden que, para subsistir, hay que dar paso a la convivencia y a involucrar (cada vez más) la mirada fresca de los jóvenes.

La pandemia fue un punto de inflexión. Juan Carlos Valda, Director de Grandes Pymes explica a POST que transformó la mirada de los líderes experimentados que, más expuestos al virus, debieron “confinarse y resignarse a dejar el día a día en manos de los jóvenes, quienes vieron la gran oportunidad de generar y aplicar los cambios que durante tantos años venían solicitando”.

Pese a que al principio este cambio parecía drástico para los líderes senior, los resultados mostraron otra cosa. Para el también consultor en Dirección y Gestión de Pymes y conferencista, las empresas “sobrevivieron a uno de los períodos más difíciles de los últimos años, superaron la prueba con creces” y, los jóvenes, demostraron “ser capaces de asumir responsabilidades y siendo fieles a sus valores, alcanzar los objetivos que se plantearon, cambiar o adecuar los procesos y revitalizar empresas que ya estaban en condiciones difíciles antes de la pandemia”.

Sumado a los cambios producidos por el COVID-19, se encuentran también otros fenómenos como la digitalización y la globalización expandida. Para Carolina Pérez-Iñigo, CEO de Single Family Office Celta Inversiones, Chile, el hecho de que los jóvenes sean nativos digitales, hijos de la globalización y más críticos, “son características muy valiosas que permiten renovar el liderazgo en las familias empresarias y sus negocios”.

Similar es el pensamiento de Martín Quirós, consultor de Pymes y Empresas Familiares, que afirma que es, en este contexto, como los millennials se convierten también en “agentes de cambio cultural, porque aportan nuevas miradas y formas de hacer las cosas”. En este sentido -agrega el experto- su aporte “tiene que ver con que su mirada nos ayuda a agiornar a las empresas”.

La toma de decisiones

Su activa participación y la confianza generada durante la etapa de pandemia ha permitido a los millennials que se acerquen cada vez más a las posiciones de gerencia. La gran pregunta en este punto es qué nivel de participación o protagonismo tienen en la toma de decisiones. El cuestionamiento trajo miradas opuestas entre los expertos consultados por POST. 

Por un lado, Pérez-Iñigo comparte que, probablemente, tienen “menos de lo que quisieran” y amplía: “Los mayores piensan que deben ganarse un espacio antes de opinar tan libremente. Este es un aspecto muy relevante para una sucesión exitosa, que requiere ir cediendo paulatinamente espacios de responsabilidad y decisión”. 

En este sentido sostiene que para que los más jóvenes se animen a participar y ser protagonistas “se requiere necesariamente que aprendan a tomar decisiones, y eso no se enseña con la teoría. Hay que dejar el espacio a la prueba, y tener claro que cometerán errores”. 

En sintonía, Quirós comparte que los más jóvenes tienen “muy poca participación” en la toma de decisiones. El especialista explica que, en la mayoría de los casos, están en una “etapa de inserción” y están empezando a “construir protagonismo dentro de la empresa”. 

Caso contrario es el pensamiento de Valda. De acuerdo a su experiencia, comparte a POST que, el protagonismo de los jóvenes es cada vez  “mayor y más respetado” y aclara que el fundador o las viejas generaciones, a partir de los logros de los milennials durante la pandemia, “han aprendido a verlos ya más como pares que como hijos o jóvenes a los cuales es preciso formar”. 

“Con sus logros han legitimado su participación en instancias de dirección y de gerencia y a partir de ellos, han comenzado a ser respetados y consultados de manera permanente”, enfatiza.

El traspaso

Así es como también cambia la concepción del denominado “traspaso generacional”. Cuanto antes hacía referencia más a una cesión del poder, donde la vieja generación dejaba su cargo y marginaba su posición para la llegada de una nueva, hoy ya no es tan así. La convivencia es el formato ideal para garantizar el crecimiento y desarrollo de la empresa familiar.

“Hoy en día considero que debemos ver el traspaso no como la entrada de una generación y la salida de otra, sino que debemos trabajar en cómo lograr generar un espacio de armónica convivencia entre ambas en el cual se reparten distintos roles”, explica el Director de Grandes Pymes.

Para Quirós, el traspaso se ha “facilitado en algunos casos y se ha dificultado en otros”, y comparte que, en la actualidad, a diferencia de otras épocas, “se encuentran las personas de 70 años con mucha vitalidad y lucidez y que por eso mismo pasan mucho más tiempo liderando las empresas”. 

Por el lado opuesto, explica que la pandemia funcionó también como un “catalizador” y detalla: “Las generaciones que están conduciendo hoy se empezaron a preguntar: ‘¿qué pasa si mañana ya no estoy?’, ‘¿cómo va a seguir la empresa?’ y estas preguntas hacen que estén más permeables al cambio y al traspaso generacional”.

Frente a estos cambios, como cierre, Valda deja su reflexión sobre cómo las generaciones deberán lidiar para poner en foco en los intereses comunes, y no los propios:

“Considero que el desafío más importante es aprender a escucharse mutuamente y hacerlo para comprenderse. Para entender por qué cada uno piensa cómo lo hace y juntos rescatar los puntos de acuerdo. Afirmarse en una visión compartida del futuro de la empresa y de la familia, así como en los valores comunes es una prioridad y luego tener la capacidad de ‘negociar’ las maneras de implementar las estrategias para darles vida”. 

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias
Artículo

En un mundo basado en el uso inteligente de los datos, estos resultan valiosos para fortalecer la toma de decisiones estratégicas en las organizaciones. ¿Cómo aprovechar el el dark data, conocido también como datos ocultos, para hacer crecer los negocios? ¿Cuáles son las herramientas y soluciones disponibles para procesar esta información? 

Innovación 5 min
¡No te pierdas nada! Suscribite a nuestro Newsletter