Mérito laboral: la importancia de reconocer a quienes trabajan con esmero

Por Equipo Santander Post | 30-09-2022 | 4 min de lectura

El reconocimiento laboral se convierte en algo fundamental para las empresas para mantener no solo a sus talentos, sino también fomentar la cultura de la empresa y la marca empleadora. Cuáles son las distintas maneras para reconocerlos y qué cambios produce en los equipos.

Una investigación realizada por ManpowerGroup, la compañía especializada en soluciones para el mercado laboral, y Thrive, organización tecnológica especializada en cambio de comportamiento, señala que las organizaciones deben escuchar, adaptarse y responder a lo que los trabajadores quieren

La confianza se ha tornado en un valor fundamental para tener una fuerza laboral próspera. Según el relevamiento, para los colaboradores es importante contar con un equipo en el que confían (79%), seguido por una gerencia que brinde apoyo (74%) y líderes en los que puedan confiar (71%).

Así, el reconocimiento laboral se vuelve una de las herramientas más importantes para atraer y fidelizar talento, pero además para mantenerlo motivado y aumentar su desempeño.

“En esta era de escasez de talento, donde cada vez es más difícil encontrar candidatos con las habilidades requeridas, aquellas empresas que tomen medidas para atraer, nutrir y fidelizar al mejor talento, ganarán en este competitivo mercado laboral” concluye Mónica Flores, Presidente de ManpowerGroup para Latinoamérica.

En el arte de liderar equipos, una de las piezas clave es el dar reconocimiento. Su impacto directo en las personas, al mejorar el bienestar, el clima laboral y la productividad, lo vuelve una práctica fundamental dentro de la cultura organizacional.

Esa ‘magia’ que aparece al momento de recibir un reconocimiento, tiene su fundamento. “Según explican los estudios desde la órbita de la neurociencia, cuando recibimos el reconocimiento de un logro por parte de un otro, algo pasa en nuestro cerebro”, explica Mariana Fargas, Founder y CEO de Ikigai, consultora especialista en Coaching y transformación cultural para empresas, y agrega: “Cada gratificación activa el circuito cerebral del placer y se integra con las acciones que la causaron, por lo que tendemos a repetir dichas acciones. La liberación de dopamina que se produce hace que el trabajo sea más placentero”.

Mercer realizó el estudio sobre “Tendencias Globales de Talento 2022 y el auge de la organización empática”, allí mismo revelan que las personas ya no desean trabajar para una compañía, sino que desean trabajar con una compañía. 

Prácticamente la totalidad de los ejecutivos (96 %) afirma que nos encontramos en un mercado laboral centrado en los empleados y el 70% de los profesionales de Recursos Humanos prevén para este año una rotación de personal más elevada de lo normal, sobre todo entre los trabajadores más jóvenes y aquellos que se desempeñan en el ámbito digital. 

Trabajar en colaboración significa reevaluar la relación empleado-empleador. Las organizaciones empáticas reconocen el valor de “colaborar” en lugar de “liderar” y lo llevan a la práctica transformando sus estrategias de regreso al trabajo en modelos sostenibles basados en el futuro del trabajo.

El rol de los líderes se vuelve clave en tanto que apalanca la productividad de los equipos, en la medida que el líder reconozca logros alineados a las metas, generara que las personas estén más motivadas y sean más productivas, alcanzando así los resultados esperados por la organización.

“Las prácticas de reconocimiento presentan un abanico de posibilidades, pueden ser individuales, en conversaciones de feedback líder/colaborador, rutinas semanales en las que se celebren los logros que el equipo consiguió, hasta menciones y entrega de premios por resultados de proyectos en convenciones”, señala Fargas.

Cuando las organizaciones invitan a Ikigai a hacer un diagnóstico de su cultura para medir su clima laboral, observan que los principales indicadores que se ven afectados por la ausencia de reconocimiento, en la órbita del liderazgo, son los del despliegue de potencial, autonomía y motivación. Otras dimensiones que se ven impactadas, a nivel organización, son las del orgullo, compromiso y recomendación.

“El salario emocional que trae aparejada la presencia del reconocimiento en las organizaciones, sin duda cuenta en la ecuación que las personas hacen al momento de elegir quedarse en la empresa, apalancando así la fidelización de los colaboradores y la retención de talentos, disminuyendo por ende la rotación y el déficit económico que ésta trae aparejada”, concluye Fargas.

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias

¡No te pierdas nada! Suscribite a nuestro Newsletter