Marcha del Orgullo LGTBIQ+, una historia de libertad, igualdad y lucha

Por Equipo Santander Post | 05-11-2021 | 6 min de lectura

El 6 de noviembre las calles de Buenos Aires se empapelarán de los colores de la diversidad. Qué hay detrás de la fuerza de esta manifestación y cómo se vive la experiencia del orgullo dentro Santander, en voz de sus protagonistas. 

“Estoy orgulloso de ser gay”. Este primer grito a viva voz, el 28 de junio de 1969 en el bar Stonewall Inn, en Nueva York, fue el punto de partida de una historia que incorpora hitos y duelos. No querían sufrir más. Las personas gays, lesbianas y travestis del momento decidieron poner un punto límite a la redada policial y rebelarse contra la injusticia, la humillación, el maltrato y el atropello a sus derechos cívicos por parte de la policía y la sociedad.

Sería la primera serie de manifestaciones espontáneas, un puntapié para que el mundo iniciara un proceso de transformación que fue abriendo sus puertas y ampliando los derechos para aquellas personas que no podían ejercerlo. Esta lucha y manifestación por el reclamo de su libertad, igualdad y respeto, arribó a nuestro país (siendo uno de los pioneros de la región) y creó lo que hoy se llama ‘La Marcha del Orgullo LGTBIQ+’.

Celebrada cada primer sábado de noviembre en la Ciudad de Buenos Aires y otros distritos del país, la marcha busca la igualdad de derechos para las personas Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans, Intersexuales y Queer, y es el principal acto público de la comunidad LGTBIQ+ de la Argentina.

Pero el espíritu no sólo se da en las calles, sino a través del protagonismo de la comunidad en cada ámbito, incluido en Santander.

El Orgullo puertas adentro

Así como la sociedad cambia, también lo hace el sector privado, con iniciativas que amplían el valor de la igualdad en sus ámbitos y favorezcan y amplíen sus derechos. En este sentido, Santander Argentina lleva adelante acciones que fomentan la inclusión en sus equipos. Una de ellas, son los tres espacios de diversidad, con el objetivo de concientizar y promover la integración y la igualdad.

¿De qué se tratan? A mediados del 2020, se propuso un marco para hablar, debatir, opinar, compartir y aprender sobre temáticas como la diversidad e inclusión. Así, sumadas a las de Género y Discapacidad, se encuentra también la Comunidad LGBTIQ+. 

Jonathan Salmón, Auditor Senior de Riesgos Financieros de Santander.

Desde este espacio, sus protagonistas cuentan cómo se vive el orgullo dentro de Santander. Para iniciar, Cristian Matías Mensegues, Líder de Proyecto del área HUB Global Tecnología de Santander, cuenta a POST que siente que la sociedad “ha evolucionado muchísimo en los últimos años en diversidad, inclusión y derechos sobre las personas LGBT+”. Agrega que, pese a esto, “aún es necesario seguir trabajando en educación en la diversidad y dar acceso a la salud a las minorías vulnerables”.

En sintonía, Jonathan Salmón, Auditor Senior de Riesgos Financieros de la entidad, expresa que el país hoy “da lugar a un pensamiento un poco más flexible, abierto y con menos prejuicios y, de a poco, se va dando lugar a nuevas formas de sentir, de ser, de vestir, de mostrarse tal cual uno siente que desea vivir”.

Cristian Matías Mensegues, Líder de Proyecto del área HUB Global Tecnología de Santander.

Sobre su experiencia personal en Santander, confiesa que al principio “no fue fácil” pero afirma que, con el tiempo, la conformación de las diferentes comunidades dentro de la organización, “han sido un pilar importante para acompañar la transición del cambio, hacia un cambio de mindset”. Además, destacó la labor de las diferentes personas referentes de la alta dirección que, desde su lugar, “han siempre acompañado y liderado la diversidad”.

Victoria Salinas Amadeo, analista del sector Gestión de Alertas Centralizadas (GAC) de Santander.

A su turno, luego de mencionar las conquistas de la comunidad en materia legislativa, Victoria Salinas Amadeo, analista del sector Gestión de Alertas Centralizadas (GAC) de Santander, resalta el significado profundo que hay detrás de la presencia de la Comunidad LGBTIQ+ en Santander: “La existencia de una Mesa de Diversidad e Inclusión en nuestra organización es, por sí solo, un mensaje. Su existencia nos habilita, nos da visibilidad, contención y nos da la posibilidad, de forma grupal, de mejorar diversas temáticas que nos interpelan como cliente o siendo empleados y empleadas”.

Así como ellos, miles de personas viven experiencias múltiples que reflejan la satisfacción de ser lo que quieren ser; la alegría por el respeto y la inclusión, y el orgullo por ser parte de una comunidad, que todavía sigue en busca de sus derechos.

El origen de la marca

La primera marcha del orgullo gay-lésbico-trans en Argentina se realizó el 2 de julio de 1992. Alrededor de 300 personas fueron parte de la movilización en donde, algunas de ellas, llevaban máscaras de cartón por temor a ser reconocidos/as y no perder su trabajo. “Libertad, Igualdad, Diversidad” fue el lema de aquella manifestación que se extendió desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso. 

Actualmente, la marcha se celebra el primer sábado de noviembre de cada año en conmemoración de la creación de ‘Nuestro Mundo’, el primer movimiento homosexual en Argentina.

Desde ese entonces, se realiza ininterrumpidamente y se convirtió en el acto público más importante de la comunidad que apunta a visibilizar los reclamos, las conquistas y el orgullo por la elección de cada orientación sexual, identidad y expresión de género.

Entre las principales conquistas de la comunidad LGTBIQ+ en Argentina se encuentra el matrimonio entre personas del mismo sexo; la implementación de la ley de identidad de género; la ley de fertilidad asistida y, recientemente,  el DNI para personas no binarias, entre otros.

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias

¡No te pierdas nada! Suscribite a nuestro Newsletter