Joan Cwaik en Work Café: “Tenemos que fomentar la cultura de la duda y cuestionar más a las tecnologías”

Por Equipo Santander Post | 05-05-2022 | 6 min de lectura

Promovido por Segmento iU, el autor, docente e investigador en innovaciones emergentes presentó su libro “El Dilema Humano: Del homo sapiens al homo tech” y realizó una reflexión sobre el impacto de las tecnologías en la humanidad.

¿En qué momento perdimos conexión con lo verdaderamente importante? ¿Es la tecnología la causante y responsable de cómo nos sentimos? ¿Es una posibilidad dar batalla a nuestras propias creaciones? Más y más preguntas salieron de la boca de Joan Cwaik en el Work Café by Santander de Recoleta.

Organizado por Segmento iU, el área de la comunidad joven de Santander, el divulgador científico y uno de los jóvenes sub-40 más influyentes del país, presentó su libro “El Dilema Humano: Del homo sapiens al homo tech” que reflexiona acerca de la tensión humano-tecnológica que abre una serie de temas clave para comprender el presente del futuro.

En la conversación dinámica con el público, el autor se refirió sobre cómo la pandemia potenció el uso de la tecnología en las personas, que se convirtió en una extensión suya. Así creó nuevos paradigmas que invitan a las personas a pensar si tienen la verdadera opción de elegir jugar o no. 

“En el mundo de hoy la información como tal en estado bruto está careciendo de valor porque hoy en día tenemos una hiper-disponibilidad informativa con la que podemos acceder en cuestiones de segundo a lo que queramos”, compartió durante la charla y agregó: “En los últimos 30 años el mundo cambió más que en los últimos 200 años”.

Pros y contra del nuevo mundo

Cwaik también se refirió a cómo la evolución tecnológica y la pandemia produjeron cuestiones positivas y otras negativas. El experto afirmó que, pese a que “la brecha digital se achicó y miles de pymes sobrevivieron producto de la tecnología”, el ser humano manifestó su fragilidad y dejó cuestiones simples como un abrazo. 

“Estamos en un mundo donde la religión de muchas personas es la ‘ultra productividad’ e interactividad, que forma una parte fundamental de su vida y dejan cuestiones sencillas como dar un abrazo”, detalló.

Bajo esta línea, se refirió al perfil del nuevo usuario tecnológico que se destaca como “saltador” de casilleros por el mismo vínculo con la tecnología. “De ser consumidores, saltamos a ser creadores. Hoy el usuario es ‘prosumidor’, productor y consumidor permanente“, compartió.

Frente a los cambios abruptos que produce la tecnología sobre la forma de actuar, pensar y relacionarse de los seres humanos, el autor abrió el debate con una pregunta: ¿Es una posibilidad dar batalla a nuestras propias creaciones? Así como lo plantea en su libro, Cwaik cuestiona la manera en cómo la humanidad se encamina en un mundo en donde el ser humano “parece estar en un segundo plano”.

El debate, la solución

Citando al reconocido escritor estadounidense Isaac Asimov, el divulgador afirmó que hoy parece ser que la ciencia sigue ganando en conocimiento, mientras que la sociedad, en cuanto a sabiduría humana, se muestra cada vez más estancada: “No creo que sea de un lugar u otro, pero es una forma de observar de forma crítica”.  

“Estamos en un mundo donde nada es a largo plazo y en una cultura donde la satisfacción instantánea predomina. Se puede observar desde los nuevos formatos de cursos cortos para estudiar, hasta en las relaciones humanas”, amplía. 

Frente a esta realidad, resaltó la importancia de debatir y cuestionar más sobre cómo cambia el mundo. Ante una realidad donde “la información abunda y se naturaliza la evolución tecnológica” sostuvo que hay que “cuestionar más la tecnología y fomentar la cultura de la duda porque la duda es el motor del conocimiento”.

“Es momento de comprometernos y abrir nuestra mente. Los extremos no son buenos, no nos permiten cuestionar. No hay que ser ortodoxos de resistencia absoluta. La humanidad para avanzar tuvo que debatir. Hoy, los anticuerpos ‘no biológicos’ provocados por la pandemia nos van a dar enseñanzas que otras generaciones no tuvieron la posibilidad”, sentencia.

El aporte de Santander

El contenido ofrecido durante la presentación del libro de Joan Cwaik se produjo en un marco y contexto particular. El evento se realizó en el Wok Café by Santander de Recoleta, lugar clave para generar un contexto que atrajo la mirada y la participación de los más jóvenes.

El Wok Café es un modelo de sucursal disruptivo que además de ofrecer atención al cliente también propone un espacio de coworking y cafetería. “Cliente y no cliente puede disfrutar de esta propuesta en donde te brinda la experiencia de realizar cowork, reservar salas (gratis) de reuniones para mayor privacidad y la posibilidad de contactarte con otros profesionales en nuestros espacios”, comparte Roxana Benítez, Analista Ssr de Work Café

Este es un lugar de encuentro para jóvenes universitarios y profesionales que buscan ensanchar sus proyectos junto con otros. Es por eso que, en busca de ampliar más su mirada y conocimiento, Cwaik presentó su libro y esbozó una conferencia que promovió la reflexión y el pensamiento crítico sobre el uso de la tecnología. 

“Las instituciones más establecidas tienen que ocuparse y aggiornarse más a la coyuntura. Por eso valoro mucho que empresas como Santander piensen más allá del ruido y hagan iniciativas como estas”, comparte Cwaik. 

La propuesta fue impulsada por Segmento iU de Santander que se enfoca en los clientes de 18 a 31 años. Desde su lugar, acompaña todo el ciclo de vida del joven. Desde que inicia la facultad, se gradúa y consigue su primer empleo hasta cuando crea y planifica su primer proyecto o emprendimiento o se desarrolla en su etapa profesional más madura.

Más allá de la oferta de una SuperCuenta 100% digital, tarjeta de crédito o préstamos de inclusión financiera con tasas especiales, desde el Segmento iU buscan ir más allá y aportar conocimiento y saberes para su formación y proyectos.

“Nuestro compromiso también es ayudar a construir un mejor presente y futuro para los jóvenes, desarrollando oportunidades a través de Santander Universidades con Becas nacionales e internacionales, Premios académicos y Educación Financiera de la mano de Banca Responsable”, compartió Liliana Gómez, referente de Segmento iU.

Así es como la unión entre el conocimiento y el espacio ideal comienzan a transformar y promover nuevas miradas en busca de un mundo más reflexivo, de debate y consciente.  

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias

¡No te pierdas nada! Suscribite a nuestro Newsletter