El camino a mi desarrollo

Juan Gastaldi

COO & Chief of Staff dentro de Santander Corporate & Investment Banking.

16-11-2021 | 5 min de lectura

A los 20 años una lesión medular jugando al rugby me dejó en silla de ruedas. Desde entonces me enfrenté a miles de barreras que me llevaron a luchar por la naturalización de la discapacidad dentro del ambiente corporativo.

Apenas terminé la carrera de Economía Empresarial en la Universidad Torcuato di Tella me puse en campaña para conseguir trabajo. Busqué por todos lados, en webs de empleo, en la bolsa de trabajo de la facultad, en Linkedin. Pero después de mucho buscar la oportunidad llegó a través del hermano de un amigo. Él me comentó que estaban buscando cubrir un puesto en el área de finanzas. Ahí nomás mandé mi currículum.

Después de un tiempo me escribieron de RR.HH. diciendo que querían conocerme e invitándome a una entrevista en una de las sedes de microcentro. Obviamente estaba muy entusiasmado por la convocatoria pero a la vez muy nervioso, no podía dejar de pensar en algunos detalles, como si el edificio estaría preparado para personas en sillas de ruedas como yo, si podría estacionar cerca sin que me lleven el auto o, de estacionar lejos, cuál sería el estado de las veredas. Finalmente fui con mi asistente, una persona que me ayuda y me lleva a donde tenga que ir. Ese primer encuentro fue muy ameno, y a los pocos minutos mis miedos ya se habían disipado. Salí contento pero me dijeron que seguirían entrevistando a más personas para el puesto. 

A los pocos días me vuelven a invitar para una segunda entrevista, en este caso con el líder y el gerente del área al que me estaba postulando. Yo quería llegar bien preparado a este encuentro y demostrarles que tenía muchas ganas de entrar, así que previo al encuentro me puse a investigar y leer mucho sobre la organización. ¡Hasta llegué a estudiarme la historia de Santander! 

Ahí conocí a Carlos, gerente de Finance, COO & Chief of Staff, y a Mariano, referente del área de Corporate & Investment Banking, dos maravillosas personas que desde un primer momento me dejaron en claro que me iban a evaluar por mi curriculum y no por mi silla. Eso me dio tranquilidad y confianza en mí mismo. Pero también me contaron que sería la primera vez que ingrese alguien con discapacidad al equipo y que sería todo un desafío para ellos también.

Finalmente me dieron la noticia, me habían elegido. Estaba super contento pero al mismo tiempo mi ansiedad estaba por las nubes. ¿Estará preparado el edificio para alguien en silla de ruedas? ¿Podré trabajar las 8 hs? ¿Será mucho para mi?

Hasta el momento mis únicas experiencias habían sido pasantías de medio tiempo, por lo que este era mi primer gran desafío. En los primeros meses, antes de mudarnos a la nueva sede de Garay, fue todo muy bien aunque, al estar nuestras oficinas en un edificio antiguo, aparecieron algunas pequeñas barreras. Por ejemplo, con la silla apenas pasaba por la puerta del baño. Y en mi escritorio el monitor me quedaba demasiado bajo, algo que las personas de mi equipo solucionaron de forma casera con algunos libros.

Notaba que estaban pendientes por hacer mi día a día lo más ameno posible y había voluntad de resolver cualquier contratiempo que pudiera surgir, tanto en lo edilicio como en lo laboral. Incluso aunque la cochera tenía lugar para unos pocos autos, y estaba reservada para puestos de gerencia, me dieron la posibilidad de dejar el auto ahí, una tranquilidad muy grande para mi porque me daba mayor independencia. También me vino genial saber que al trabajar por objetivos, no iba a haber problemas con mis horarios de llegada o salida ya que muchas veces varían según mis compromisos terapéuticos. 

En Santander se escuchan y tienen en cuenta las voces de todas las personas que forman parte de la organización y hay una construcción colectiva. Y eso lo viví en primera persona cuando me invitaron a visitar la obra del nuevo edificio de Garay tiempo antes de que se terminara, para que aporte mi mirada y mi opinión sobre cuestiones edilicias que hacen a un lugar accesible para alguien en silla de ruedas.

Con el paso de los meses y gracias a la buena predisposición de toda la organización, pude adaptarme bien y alcanzar lo que para mi fue mi primer objetivo: sentirme uno más dentro del equipo. Me di cuenta que el trabajo era mucho más amigable para mi cuerpo de lo que me había imaginado. Menos compu y más interacción con mi equipo y gente de otras áreas. 

Realmente creo que estoy en un lugar donde voy a tener las mismas oportunidades que todo el mundo para desarrollarme. Con mucho esfuerzo, trabajo y un poco de suerte, lo voy a lograr. Se que lo que busco, acá lo puedo encontrar y que el camino, en Santander, va a ser mejor.

Juan es parte del equipo de Finance, COO & Chief of Staff dentro de Santander Corporate & Investment Banking. Es Licenciado en Economía Empresarial de la universidad Torcuato di Tella y cuenta con una maestría en Finanzas.

1 comentario

  1. Omar José Calculli dice: 2021-11-19

    Felicitaciones al Banco por sus historias y ayuda a personas con capacidades limitadas!
    Fui Country Risk Manager en ABN AMRO Bank y tuve un accidente quedando parapléjico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias

Opinión

Papá ama a Ale

Hace un mes, estando en mi casa, escuché unas palabras que venían desde el comedor y llamaron mi atención. Era la maestra de la peque, en su clase virtual de primer grado, quien decía, como parte de un ejercicio, “Mamá ama a papá. Papá ama a mamá”.

Opinión

Mi último juego

Si la Carolina de hace 25 años me viera ahora volviendo de Tokio 2020, en mi 5ta participación en un juego olímpico y con más de 200 partidos internacionales dirigidos, realmente no entendería cómo lo logré. Pero todo tiene una explicación. 

Opinión

¡Mamá, llegué a la tele!

Cuando estaba en mis últimos años del colegio, mis papás me preguntaron qué quería estudiar. A esa edad yo quería hacer muchas cosas: pensé en ser cronista, redactora, fotógrafa documental, pero también me entusiasmaba la comunicación, así que me decidí por publicidad. 

¡No te pierdas nada! Suscribite a nuestro Newsletter