Cómo y por qué reconocer el valor de la discapacidad en las empresas

Por Equipo Santander Post | 20-08-2021 | 6 min de lectura

Desde hace 18 años, la Asociación Civil ‘La Usina’ propone a la sociedad un cambio de mirada sobre la discapacidad. Cómo lo hacen, qué valor ofrecen las personas con discapacidad a las marcas y cómo pueden estas fomentar la inclusión.

La discapacidad no es un cuento. Es una realidad de la que no solo hay que hablar, sino también poner manos en acción. En Argentina viven más de 5 millones de personas con discapacidad y, si se pone foco en su situación laboral, se observa que el índice de desempleo se eleva al 75%. Sumada a esta estadística, en el 43.9% de los casos, la persona con discapacidad es jefe o jefa de hogar y el 43.8% corresponden a la Población Económicamente Activa (PEA). 

Este marco pone en acción a múltiples agentes partícipes que aportan su grano de arena para cambiar la historia. Hace 18 años, la Asociación civil sin fines de lucro ‘La Usina’ nace con el objetivo de mejorar la vida de las personas con discapacidad. Un grupo de personas –con y sin discapacidad– se propuso activar el cambio en relación a la mirada social existente sobre la discapacidad. 

“No sólo se trataba dar visibilidad y respuestas a las barreras de las personas con discapacidad, sino y fundamentalmente, intentar modificar la mirada que devalúa la diferencia en los distintos espacios de interacción social que constituyen una vida plena”, comparte a POST Javier Lioy, director de la entidad.

Trabajar desde adentro

Desde su nacimiento fueron muchas las acciones, iniciativas y propuestas que contribuyeron en su objetivo final y propósito. Dentro de su estructura dividen sus actividades en dos ejes: Una primera con acciones gratuitas que se brindan a la comunidad (eventos, conferencias, actividades en Universidades, campañas de sensibilización) y, también, con acciones que dan impulso dentro de Empresas Privadas.

En esta fracción, se encuentra la generación de programas con políticas de inclusión de equipos con discapacidad que incluyen, por ejemplo, el PIAE (Programa Integral de Acompañamiento a Empresas); mentorINC (programa de desarrollo de Líderes Inclusivos) y Mentoreo de Emprendedores y Emprendedoras con Discapacidad para que desarrollen Emprendimientos propios.

Para el segundo eje, trabajan desde la empresa social ‘RedACTIVOS’, una interfaz entre los emprendimientos productivos de personas con discapacidad y las empresas. “Sin fines de lucro se dedica al desarrollo, comercialización y distribución a gran escala de productos y servicios elaborados por personas con discapacidad, integrando la cadena de valor de las empresas en forma sustentable”, afirma Lioy. 

De esta forma, se fomenta la autonomía social y económica de las personas con discapacidad para lograr que ejerzan plenamente su condición de ciudadanas o ciudadanos activos. Bajo esta línea, se encuentra también el Estudio Creativo GOTA, una agencia profesional con valor social “que trabaja con el potencial creativo que las personas con discapacidad intelectual desarrollan de manera natural y que conjugados a técnicas y metodologías de diseño profesional permiten llegar a soluciones comunicacionales innovadoras”.

Las empresas y la discapacidad

Más allá de la importancia de ser inclusivos y diversos en la formación de equipos, hay más y grandes razones para incluir la discapacidad dentro de las marcas. Hoy hay mil millones de personas con algún tipo de discapacidad en el mundo y esto, para la Asociación Civil, se convierte en un “desafío de alto impacto económico y social”. 

En este marco, remarcan que las empresas que consideren en sus dotaciones y en sus acciones a esta inmensa cantidad de personas, les permitirá desarrollar soluciones y servicios que hoy ni siquiera se consideran. 

Sumado a esto, aclaran que las marcas, en su cultura organizacional, pueden desarrollar espacios y ámbitos culturalmente diversos, poniendo el foco en el desarrollo de las personas y en encontrar los elementos de acompañamiento que permiten desarrollar el talento y derramar un modelo que lleva a la innovación.

Para demostrar en números el potencial que tiene fomentar la inclusión, desde La Usina comparten que, según un estudio de Deloitte de 105 líderes y valorado por 600 calificadores contra seis rasgos de la firma de liderazgo incluyente y resultados de desempeño, el desarrollar culturas inclusivas impacta en:

  • 70% más de sentimiento de aceptación de la diversidad en la organización.
  • 17% de desempeño en los equipos.
  • 20% más de calidad en la toma de decisiones. 
  • 29% más de colaboración en los equipos.

Trabajar en equipo

Los logros de La Usina no llegan de forma solitaria. Su trabajo en conjunto con otras compañías hace que su propósito se enaltezca cada día más. Una de esas ellas fue Santander que decidió unirse y trabajar en equipo una vez más en nuevos proyectos junto con RedActivos y GOTA. Esta vez, desde la asociación, realizaron sus kits de onboarding para las nuevas personas que se sumaban a la empresa.

“En esta oportunidad, surgió la necesidad por parte de Santander de unos productos para sumar a su Kit de Bienvenida. Desde RedActivos se ofreció la posibilidad de armar el kit completo, que incluía algunos productos, el desarrollo del packaging y realizar el ensamble del mismo, dando de este modo la posibilidad de sumar más emprendimientos al proyecto”, afirman desde la Asociación Civil.

Pero ¿Qué tienen de particular este Kit? Su realización permitió generar trabajo genuino para 4 talleres protegidos, siendo 24 los y las trabajadoras con discapacidad involucradas en el proceso que desarrollaron destrezas laborales, motoras finas, de praxis y cognitivas. “Casi la totalidad de los productos fueron producidos en los emprendimientos de la red, demostrando que el trabajo en equipo es el camino para la inclusión laboral, siendo muy enriquecedor para todos los actores del proyecto. Agradecemos el compromiso y la confianza del Santander para impulsar estas acciones”, detalla su Director. 

Por otro lado, remarca la importancia e incidencia que tiene el trabajo en conjunto con las compañías que buscan ser, también, meros partícipes del cambio: “La generación de oportunidades laborales por parte de empresas como Santander es de suma importancia para la red, ya que por su escala posibilita la participación de varios talleres en el proceso como así también del desarrollo de nuevas habilidades para los trabajadores y trabajadoras con discapacidad. También contribuye al sostenimiento económico de la red y principalmente a una mayor visibilidad, permitiendo llegar con nuestro mensaje no sólo a los y las colaboradoras, sino a otras empresas con las que comparten su experiencia, dando así la posibilidad de seguir impulsando el trabajo inclusivo”.

Con años de experiencia dejando su legado, acción y trabajo incesante en la inclusión de personas con discapacidad, Lioy, en nombre de La Usina, deja su mensaje para la sociedad:

“Hay una frase que dice, “el cambio es inevitable, la transformación es una elección”. Crear comunidades que valoren la singularidad de cada persona es una elección que nos permite transformar un modelo de cotidianidad que es excluyente por uno que brinde oportunidades de vivir plenamente para todas las personas”.

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias

Opinión

Papá ama a Ale

Hace un mes, estando en mi casa, escuché unas palabras que venían desde el comedor y llamaron mi atención. Era la maestra de la peque, en su clase virtual de primer grado, quien decía, como parte de un ejercicio, “Mamá ama a papá. Papá ama a mamá”.

¡No te pierdas nada! Suscribite a nuestro Newsletter