Business Agility: 3 claves para entender y aplicar el Agile en los negocios

Por Equipo Santander Post | 16-06-2021 | 4 min de lectura

Desde Santander Global Tech, Denise Gastaldo, Enterprise Agile Coach y Pensadora Visual, revela qué es, cómo se desarrolla y claves para implementar la agilidad en los negocios.

Frente a los grandes cambios del mundo (acelerados por el Covid-19) las empresas buscan adaptarse rápidamente dentro y fuera de sus paredes para no perder pisada en los mercados y la competencia. Acoplarse y liderar el cambio de manera productiva y rentable sin disminuir la calidad será uno de los grandes desafíos.

Así lo entiende Denise Lazzeri Gastaldo Bombonatti, Enterprise Agile Coach en Santander y Pensadora Visual que, en su columna en Santander Global Tech, asegura que el mundo está cambiando más rápido que nunca: “La incertidumbre es una variable constante en la vida diaria de las personas. Las organizaciones quieren seguir siendo relevantes desde la perspectiva de sus clientes, empleados y sociedad. Los empleados piden transparencia, autonomía y propósito. Y, por otro lado, los clientes están muy informados y sus expectativas son más altas que nunca”.

En busca de mayor adaptación es que las compañías apelan a la agilidad en sus negocios. La Enterprise Agile Coach la define como “la capacidad y el deseo de una organización de adaptarse y evolucionar para estar conectada al propósito de sus clientes, con la alineación constante de los servicios ofrecidos como el punto central de esta evolución”.

Bajo esta línea, aclara que tiene relación con “todo lo que hacemos, nuestras prioridades y lo que ofrecemos” y ese contexto, asegura, es necesario que las organizaciones “cuenten con un modelo de desempeño que promueva aspectos como el contexto complejo, la percepción e interpretación y, por último, la conexión”.

Estos tres son los aspectos claves que Gastaldo Bombonatti define para la agilidad en los negocios:

1. Contexto Complejo

La complejidad se demuestra por la gran incertidumbre, velocidad de cambios, gran velocidad de generación e interpretación de datos para la toma de decisiones, volumen de conexiones, entre otros.

El contexto complejo requiere la identificación de hipótesis y experimentación. En estos contextos no hay una respuesta fácil, ni siquiera los expertos o las mejores prácticas pueden garantizar un resultado exitoso.

Los ciclos de iteración cortos, que permiten aprender de la experimentación, la práctica y la colaboración, facilitan la adaptabilidad y la rápida respuesta a los cambios.

El uso de la agilidad, adecuada y adaptada a cada contexto, impulsa este círculo virtuoso. Las personas y organizaciones que deseen aprender de sus experiencias tienen más probabilidades de tener éxito.

2. Percepción e Interpretación

Los cambios requerirán una mayor capacidad de percepción e interpretación del entorno para adaptar el negocio a las nuevas necesidades y propósitos de sus clientes.

Comprender el propósito del cliente hace posible ajustar dinámicamente la estrategia y los objetivos de una organización. El propósito del cliente conecta con el propósito de una organización, que a su vez se deriva del propósito de sus estructuras internas y, en consecuencia, con las personas. Cuanto mayor y más profunda sea esta alineación, mayor será el valor del producto o servicio ofrecido.

3. Contexto

Las organizaciones necesitan repensar sus estructuras tradicionales para convertirlas en un solo organismo o sistema, haciendo que todas sus partes funcionen de manera integrada, con un propósito común.

Analizar y gestionar las dependencias se convierte en un tema fundamental. También es importante que estas estructuras cuenten con un sistema flexible y adaptable, ajustándose al contexto interno y externo en el que operan.

Comprender cómo funcionarán estas estructuras, a través de la definición de un modelo de trabajo que se ajuste a las necesidades del negocio es un punto clave. La comunicación, en una estructura conectada, debe tener la misma relevancia para impulsar la colaboración y la transparencia.

Los modelos de trabajo que fomentan la agilidad, basados ​​en la colaboración y ciclos cortos, crean las condiciones para un proceso de retroalimentación, aprendizaje y evolución constante de sus prácticas, creando enfoques emergentes.

El concepto de evolución, a través de la agilidad de negocios, permite crear organizaciones que sean más adaptables, flexibles y que pueden reaccionar para dar respuestas más rápidas a los cambios. La agilidad de negocios se aplica a organizaciones completas, considerando IT, negocio, operaciones y funciones transversales, como Recursos Humanos, Costes, Comunicación, Marketing, Compliance y otras, que son enablers para una evolución estructural, de sistema único. Siempre teniendo en cuenta el alineamiento entre nuestro propósito y el propósito de nuestros clientes.

Conocé más sobre el Agile y el glosario con todos los conceptos imprescindibles de esta filosofía.

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias