6 tips para aprovechar al máximo el proceso de mentoring

Por Equipo Santander Post | 25-01-2022 | 5 min de lectura

El rol del mentor dentro de los equipos de trabajo toma cada vez más protagonismo. De qué se trata este proceso y cómo puede llevarse a cabo de la manera más eficiente.

La acción de aprender y escuchar la experiencia de los que ya vivieron para potenciar a los que todavía no transitaron ese camino, se convierte en un valor fundamental para las empresas. El denominado proceso de mentoring se desarrolla como una vía vital de aprendizaje para las personas que se inician en un nuevo recorrido profesional. 

“El mentoring es una práctica que tiene como objetivo principal desarrollar el máximo potencial de las personas a nivel personal y profesional”, explica a POST Victoria Cripovich, Magíster en Gestión Estratégica en RR.HH. y especialista en Mentoring. En cada sesión, el mentor transmite sus conocimientos, habilidades y expertise a otra persona -o grupos de personas- con menos experiencia para que logre sus objetivos a través del descubrimiento y la expansión de sus propias habilidades.

En la actualidad, existen varios tipos de mentoring:

  • One to one: sesiones privadas para profesionales en las que se trabaja las necesidades específicas del caso.
  • Bidireccional: dos profesionales de diferentes ámbitos intercambian sus experiencias y comparten sus conocimientos para complementar los del otro.
  • Grupal: un mentor comparte su experiencia con un grupo de profesionales.

Si bien el mentoring reúne ciertas similitudes con el coaching, se trata de dos prácticas diferentes. Sabrina Scolnic, Strategic Market Insight & Human-Centered Consultant, explica que en ambos casos hay un proceso de acompañamiento, pero hay una diferencia en el cómo. “El coach tiene un rol de acompañante: no asesora, no enseña, ni necesariamente tiene experiencia en el área a mejorar que se está trabajando, como sí sucede en el caso del mentor”, agrega la especialista.

El mentoring en los equipos

Para Anabella Andreano, Artificial Intelligence & Open Innovation Mentorship, el beneficio que brinda este proceso dentro de un equipo de trabajo es el de facilitar el logro de objetivos a través de la asistencia, la contención, la seguridad y la enseñanza. “El mentor oficia como un referente o modelo, no solo en distintos tipos de habilidades, sino también en valores”, asegura. 

“El mentoring es muy beneficioso para todos de manera directa o indirecta”, dice Victoria Cripovich. Al recibir apoyo profesional, complementa, las personas desempeñan mejor sus funciones con mayor confianza y seguridad, además de acortar su curva de aprendizaje.

“Esto mejorará su productividad y le brindará más oportunidades de seguir creciendo dentro de la empresa. Este trabajador/a no sólo mejorará sus habilidades profesionales necesarias, sino que también sentirá como propios los valores y la visión global de la empresa, desarrollando un mayor sentido de pertenencia, lo cual redunda en el logro de los objetivos”, expresa la magíster.

Las claves para los encuentros

Según explica Victoria Cripovich, aplicando el modelo de 6 pasos de Ken Blanchard se pueden definir una serie de etapas que ayudan a optimizar y disfrutar este proceso.

  • Misión: fijar claramente los objetivos estableciendo desde el comienzo de la relación el propósito por el cual se va a trabajar en conjunto.
  • Colaboración: la necesidad de crear un firme compromiso con las metas establecidas en la primera instancia entre el mentor y el mentorado.
  • Red de contactos: aprovechar los contactos y la influencia del mentor para el desarrollo de la persona.
  • Confianza: es fundamental construir un vínculo de confianza para poder profundizar en las problemáticas del trabajo.
  • Oportunidad: es la responsabilidad del mentor descubrir nuevas oportunidades para el mentorado.
  • Evaluación y renovación: revisar el avance del proceso con cierta frecuencia, valorar el progreso alcanzado, definir los ajustes necesarios para seguir avanzando y renovar el acuerdo entre las partes.

Mentoring: casos de éxito

Desde Santander.com recordaron diversos personajes que alcanzaron el éxito o superaron retos gracias al mentoring.

  • Mark Zuckerberg. Steve Jobs fue uno de sus mentores y quien lo ayudó a lograr que Facebook se convirtiera en la red social más importante del mundo. 
  • Bill Gates. El fundador de Microsoft también tuvo su propio mentor, al que mencionó en más de una ocasión. Se trata de Warren Buffett, un magnate de los negocios. “De todas las cosas que he aprendido de Warren, la más importante podría ser de qué se trata la amistad”.
  • Sally Ride. Fue la primera mujer en viajar al espacio en 1983. Escribirlo y leerlo suena fácil, pero superó muchos retos gracias a la mentoría de su profesor Arthur Walker, quien le inspiró y dio fuerza para integrarse al cuerpo de astronautas de la NASA. Según Ride, su mentor “le infundió confianza y le hizo creer que podía lograr lo que se propusiera”.
  • Oprah Winfrey. Reconocida entrevistadora y periodista norteamericana, tuvo como mentora a Maya Angelou, una destacada poeta y activista. Según la misma Winfrey, “ella siempre estuvo allí para mí, guiándome a través de algunos de los años más importantes de mi vida. Los mentores son importantes y no creo que nadie llegue al mundo sin alguna forma de tutoría”.

1 comentario

  1. Eva Nuñez dice: 2022-02-07

    Espectacular articulo que deja en claro los valores que podes alcanzar gracias al mentoring.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias

¡No te pierdas nada! Suscribite a nuestro Newsletter